Estás leyendo
Porsche 911: para la eternidad

Porsche 911: para la eternidad

  • El ADN del nuevo Porsche 911 se remonta a 1963. Hoy en día, la disposición mecánica del modelo original todavía determina el diseño de este icono. He aquí una comparación de todas las generaciones que componen la saga del mítico deportivo.

En 1963, el 911 hizo su debut como 901 en el Salón de Fráncfort; la comercialización comenzó en 1964. El motor bóxer refrigerado por aire en la parte trasera y, en consecuencia, la ausencia de una una parrilla para el radiador definieron su configuración y, por lo tanto, su ADN. Un año más tarde, Porsche presentó el primer Targa en la misma feria alemana. Al 911 original le siguieron las series A, B, C, D, E y F. La distancia entre ejes se amplió en la serie B. El Targa mostrado aquí es un modelo de la Serie C en el llamativo Azul Géminis metalizado. El primer gran cambio de diseño se produjo en 1973 con la Serie G. Un Carrera 2.7 de 1975 con 210 CV y un gran alerón trasero figura en esta comparativa de las ocho generaciones de 911. Este Porsche fue pintado en Naranja Continental, un color característico de aquella época.

Porsche 911 C //// 911 G

En 1963, el 911 hizo su debut como 901 en el Salón de Fráncfort; la comercialización comenzó en 1964. El motor bóxer refrigerado por aire en la parte trasera y, en consecuencia, la ausencia de una una parrilla para el radiador definieron su configuración y, por lo tanto, su ADN. Un año más tarde, Porsche presentó el primer Targa en la misma feria alemana. Al 911 original le siguieron las series A, B, C, D, E y F. La distancia entre ejes se amplió en la serie B. El Targa mostrado aquí es un modelo de la Serie C en el llamativo Azul Géminis metalizado. El primer gran cambio de diseño se produjo en 1973 con la Serie G. Un Carrera 2.7 de 1975 con 210 CV y un gran alerón trasero figura en esta comparativa de las ocho generaciones de 911. Este Porsche fue pintado en Naranja Continental, un color característico de aquella época.

Porsche 911 G //// 911 (964)


Los paragolpes con fuelle lateral negro son la característica de diseño más llamativa de la Serie G. Permanecieron como un rasgo del 911 durante 16 años hasta que, en 1989, con el estreno del 964 Carrera 4 con tracción total, los paragolpes se remodelaron y se integraron en la línea de carrocería como elementos sólidos. El 964 que aparece en esta imagen, un Carrera RS con tracción trasera, se fabricó en 1991. Con 260 CV y un peso de sólo 1.240 kilogramos era una máquina de conducción pura con alerón trasero de extensión automática, pintado en Ruby Star.

Porsche 911 (964) //// 911 (993)


A primera vista, sólo los faros elipsoidales inclinados del 993 parecen distinguirlo del 964. Pero nada más lejos de la realidad. La mayor parte de la carrocería, incluidas las aletas delanteras, la tapa del maletero, los paneles laterales traseros, el capó y los paragolpes, fueron diseñados de nuevo. Con el 993, Harm Lagaaij logró conectar el diseño del 911 con el del 928 y el 968, creando así un aire de familia. El 993 C2 de 1997 que figura en este artículo esconde en su interior un motor de 285 CV y está pintado en el color metalizado Plata Ártico.

Porsche 911 (993) //// 911 (996)


El 996 es el reflejo de un cambio de paradigma. En 1997, Porsche se despidió de los motores bóxer refrigerados por aire e introdujo la refrigeración por agua. El diseño del nuevo modelo tenía poco en común con el 993. Este alejamiento de la tradición quedó reflejado en ciertos elementos provocativos. El 911 Carrera que aquí se muestra es la versión especial “40 Aniversario Porsche 911” de 2003, con 345 CV. Color: Plata GT metalizado. De este 997 se fabricaron 1.963 unidades, en un claro guiño a los orígenes del 911.

Porsche 911 (996) //// 911 (997)


Al pasar del 996 al 997, da la impresión de que se trata de un vehículo completamente nuevo, pero las apariencias engañan: el 997 introducido en 2005 es una especie de súper remodelación del 996. Una comparación de las siluetas que se muestran aquí – el 996 a la izquierda y el 997 a la derecha – lo deja muy claro. Con el 997, Porsche volvió a las formas limpias de las series 964 y G. El 997 de la fotografía que acompaña a este texto es un 911 Carrera 4S con 355 CV, con el mismo tono de pintura del 996 (Plata GT metalizado). El diseño de ambos 911 fue creado bajo la dirección de Harm Lagaaij.

Porsche 911 (997) //// 911 (991)


En 2012 llegó el 991, que fue el primer 911 de Michael Mauer. El salto del 997 al 991 es enorme, tanto visual como técnicamente. El 991 parece mucho más grande que el 997 y ciertamente lo es: la distancia entre ejes es 100 milímetros mayor y las vías son más anchas. Sin embargo, este aumento de cotas no impide al 991 seguir siendo extremadamente manejable. El Carrera S “50 Años 911” (2013) que se muestra aquí ofrece 400 CV y se presenta en Gris Géiser metalizado.

leer también

Porsche 911 (991) //// 911 (992)


El segundo golpe de efecto de Michael Mauer tuvo lugar en 2019. Y de nuevo fue fiel a su principio rector de cómo debe ser un nuevo 911: “Tengo que ser capaz de ver que es un 911. Y tengo que ser capaz de ver que es el nuevo 911”. Mientras el 991 es un coche deportivo más elegante, el 992 es visualmente más llamativo. Con las aletas y las ruedas más alejadas de la carrocería, queda claro que el equipo de diseño siguió los pasos del primer 911 Turbo (el 930). El motor turbo de 3.0 litros del 911 Carrera 4S que aquí aparece representado desarrolla 450 CV (911 Carrera 4S: consumo combinado de combustible 9,0 l/100 km; emisiones combinadas de CO2 206 g/km).

Ocho generaciones del Porsche 911, 56 años de historia del deportivo más icónico, todo en un mismo escenario. El primer 911 y el último son mundos aparte. Sin embargo, comparten el mismo ADN. Técnica y estéticamente. Pero esa genética ha cambiado y se ha ido desarrollando año tras año. Esta comparativa pretende poner de relieve cuánto ha cambiado el 911 en las últimas seis décadas. Cómo son todos los modelos, cómo se comportan, suenan, huelen y cómo han ido evolucionando en cada época, unas veces con sólo unos matices y otras de forma revolucionaria. Se trata de entender un poco mejor cada generación y obtener una visión más clara de lo que representa. Para poder ver con más claridad estos iconos del automóvil de todas las épocas, nos basamos en la experiencia de un hombre que se ha sumergido en el ADN de la marca Porsche y del 911 como ningún otro: Michael Mauer (1962), Jefe de Diseño de Porsche y estilista senior del Grupo Volkswagen.

“Ver las ocho generaciones del 911 en un solo lugar es, en primer lugar, una sensación muy estimulante”, dice mientras entra en el crisol de las eras, un hangar en el aeropuerto de Siegerland (Alemania), cerca de la autopista de Sauerland, la A45. Agrega: “Porque confirma lo que siempre digo: quizás el 911 es el único coche que realmente tiene un currículum tan completo. Se me ocurren dos o tres coches que también tienen una historia interesante, pero en ningún caso tan completa”.

El Jefe de Diseño de Porsche y del Grupo Volkswagen, Michael Mauer (en la imagen junto al nuevo 992), es uno de los diseñadores más influyentes de la actualidad.
0
Espectacular
90100
Pros
Contras
Ver comentarios

Deja una respuesta

(Tu correo electrónico no será publicado, sólo lo pedimos para que te llegue el comentario y sus respuestas)

LUXONOMY MEDIAGROUP WORLDWIDE


Ir al principio