Estás leyendo
Aston Martin fabricará 25 réplicas del coche de James Bond en “Goldfinger”

Aston Martin fabricará 25 réplicas del coche de James Bond en “Goldfinger”

A lo largo de 53 años y 24 películas, James Bond 007 ha contado con muchos coches protagonistas. Sin menospreciar a ningún otro, nuestro favorito es el Aston Martin DB5s de 1964. La marca británica hará 25 réplicas pintándolas en el característico “Silver Birch” con el que iba pintado el coche del agente. Una de ellas puede ser tuya.

No podía ser de otra manera. James Bond, el agente secreto más famosos de la historia, siempre aparecía en sus películas interpretando el papel de héroe. Perseguido por malvados personajes y acompañado por las más bellas mujeres de la época, el agente 007 lograba salir airoso de las más insospechadas situaciones que se le presentaban. Sus habilidades policiales le permitían salir triunfador en cualquier emboscada y cuando no conseguía valerse por sí mismo para acabar con sus enemigos recurría al buen manejo de su espectacular Aston Martin DB5 para escapar de sus garras.

Fabricado entre 1963 y 1965 en las instalaciones de Newport (Inglaterra), con una producción de 900 unidades, el DB5 se ha convertido en uno de los modelos más icónicos de Aston Martin y de la historia del cine. James Bond lo condujo por primera vez en Goldfinger (1964) y poco después del estreno de la película ya era uno de los modelos clásicos de la marca más deseado y buscado del momento por el sinfín de gadgets que incorporaba: desde ametralladoras delanteras y traseras a sistemas de expulsión de humo y aceite, pasando por matrículas giratorias y un asiento eyector para abandonar el coche en plena marcha. Todos estos elementos diferenciaban al coche de Bond (interpretado por el actor Sean Connery) de los que se produjeron en serie.

El vehículo conservará las ametralladoras delanteras y traseras, las matrículas giratorias y las cuchillas en las llantas

Dos operarios trabajan en el ensamblaje de las piezas del mítico DB5 en la factoría de Aston Martin (Max Earey / Aston Martin)

Ahora, más de medio siglo después de haber dejado boquiabiertos a los espectadores de todo el mundo, Aston Martin está trabajando en la fabricación de 28 unidades del DB5, de las cuales 25 se pondrán a la venta por un precio de 2,75 millones de libras (unos 3 millones de euros), antes de impuestos. La firma británica se quedará uno de los modelos adicionales, otro se subastará con fines benéficos y el tercero será para Eon Productions, productora de la saga cinematográfica que ha participado en el diseño de los gadgets que equipa el coche.

Los vehículos que saldrán de la cadena de producción de Newport durante el segundo semestre de 2020 incorporan modificaciones técnicas respecto al modelo original para “garantizar el más alto nivel de seguridad, calidad y confort”, ha anunciado el fabricante. Sin embargo, las réplicas del coche que utilizó en sus películas el superagente deberán ser homologadas por las autoridades de tráfico para poder circular por la vía pública debido a los complementos que se le han añadido. El motor tiene una potencia de 290 CV.

leer también

Las réplicas del coche que James Bond utilizó en Goldfinger se fabrican en la antigua cadena de producción que Aston Martin tiene en Newport

Los nuevos Aston Martin DB5 contarán con algunos elementos que caracterizaron el vehículo que utilizó James Bond en Goldfinger y que luego se utilizó también con algunas modificaciones en otras tres películas de la serie: Thunderball, Goldeneye y Skyfall. En el exterior serán identificables las matrículas giratorias, las ametralladoras simuladas y el protector trasero resistente a las balas; y en el interior del coche un mapa simulado de seguimiento de pantalla de radar, un teléfono en la parte del conductor y una bandeja bajo el asiento del piloto que en ‘Goldfinger’ servía para que Bond escondiera sus armas. En las llantas del vehículo se incorporan las famosas cuchillas retráctiles.

Las réplicas del coche que James Bond utilizó en Goldfinger se fabrican en la antigua cadena de producción que Aston Martin tiene en Newport (Max Earey / Aston Martin)

Los gadgets del Aston Martin DB5 han sido diseñados por Chris Corbould, el oscarizado gurú de efectos especiales que participó como supervisor en más de una docena de película de James Bond. “Cuando EON Productions me preguntó si estaría interesado en participar en el proyecto DB5 no me lo pensé dos veces”, admite Corbould. “Desde el principio coincidimos que debíamos ser fieles a Goldfinger”, añade este hombre con más de 40 años de experiencia en la industria del cine. Por eso las ametralladoras montadas en la parte delantera seguirán emergiendo de los faros, pero en lugar de disparar gases inflamables como en la película, Corbould ha utilizado lámparas LED. El generador de humo funciona con la misma fuente de alimentación de 24 voltios de la bomba de aceite.

Los diseñadores se han mantenido fieles al modelo original, que han seguido al pie de la letra Max Earey / Aston Martin
Para la fabricación de cada una de las 28 unidades del Aston Martin DB5 que la firma británica está construyendo desde hace dos años se emplean 2.500 horas de trabajo. “Estamos fabricando, tal vez, uno de los juguetes más deseados jamás construidos para 25 compradores muy afortunados en todo el mundo”, admite Paul Spires, presidente de Aston Martin. Curiosamente ya existe una réplica de juguete del modelo. Lo fabricó la firma alemana Lego y consta de 1.295 piezas.

Pros
Contras
Ver comentarios

Deja una respuesta

(Tu correo electrónico no será publicado, sólo lo pedimos para que te llegue el comentario y sus respuestas)

LUXONOMY MEDIAGROUP WORLDWIDE


Ir al principio