Estás leyendo
FIFTIER de la semana: Cindy Crawford

FIFTIERSTM | La vida comienza a los 50

FIFTIER de la semana: Cindy Crawford

La icónica modelo de 56 años que despuntó sobre las pasarelas en los 90 no tiene miedo en mostrar la realidad de su cuerpo y rostro ante la gran legión de seguidores que reúne en Instagram, abogando por la belleza real, aquella que incluye imperfecciones, arrugas o cualquier signo de la edad, y animando a toda la sociedad a seguir sus pasos y hacerlo sin tapujos.

En el dinámico mundo de la moda, donde las caras nuevas emergen constantemente, Cindy Crawford se ha mantenido como un ícono imperecedero, que sigue fascinando a las masas incluso décadas después de su auge en las pasarelas. A lo largo de su carrera, Crawford ha sido un símbolo de belleza, elegancia y empoderamiento, construyendo un legado que trasciende las pasarelas y las portadas de revistas.

Cindy se introdujo en la industria de la moda a una edad temprana, y rápidamente se convirtió en una supermodelo reconocida mundialmente en los años 90. Con su distintiva belleza y el característico lunar sobre su labio, Crawford fue un fenómeno. Su estilo y su capacidad para transformarse en la lente de la cámara la colocaron en una categoría propia, en una época que estaba saturada de talento, con contemporáneos de la talla de Naomi Campbell y Claudia Schiffer.

El impacto de Crawford no se limitó a la moda. También rompió barreras al adentrarse en la industria del entretenimiento, co-presentando el programa “House of Style” de MTV y apareciendo en una variedad de películas y programas de televisión. Además, se convirtió en una empresaria consumada, lanzando una línea de cuidado de la piel, Meaningful Beauty, y un libro sobre su vida y carrera, “Becoming”.

Lo que distingue a Cindy Crawford en el vasto mar de modelos y celebridades es su capacidad para reinventarse y mantenerse relevante. A lo largo de los años, se ha involucrado en múltiples causas benéficas y ha utilizado su plataforma para hablar sobre temas importantes, como la conciencia sobre la leucemia, tras la pérdida de su hermano a una edad temprana.

También ha jugado un papel vital en la introducción de su hija, Kaia Gerber, al mundo de la moda, quien ha seguido los pasos de su madre para convertirse en una supermodelo por derecho propio. La dinámica entre madre e hija en el ámbito profesional ha sido encantadora de observar, y ha sido un testimonio de la influencia y mentoría de Crawford en la próxima generación de modelos.

Cindy Crawford y su hija Kaia Gerber

En un mundo que constantemente busca la próxima gran cosa, Cindy Crawford sigue siendo un pilar de éxito, belleza y sentido. A través de los altibajos de la industria de la moda y más allá de su carrera como modelo, ha mostrado una resiliencia y un carácter que son genuinamente inspiradores. Cindy no es solo una modelo; es un ícono, una empresaria, una madre, y sobre todo, un ejemplo de que la verdadera belleza y el estilo son atemporales.

Cindy Crawford continúa personificando la elegancia, proveyendo no solo una dosis de nostalgia sino también un modelo a seguir para las futuras generaciones en la industria de la moda y el entretenimiento. Su legado es rico y multifacético, y seguirá siendo celebrado y recordado como uno de los rostros más icónicos y influenciales de la moda mundial.

Ver comentarios

Deja una respuesta

(Tu correo electrónico no será publicado, sólo lo pedimos para que te llegue el comentario y sus respuestas)