Estás leyendo
Neuromoduladores, todas las dudas

FIFTIERSTM | La vida comienza a los 50

Neuromoduladores, todas las dudas

Los neuromoduladores en la medicina estética son sustancias que, al ser inyectadas, relajan los músculos faciales, disminuyendo la apariencia de las arrugas. Su uso más conocido es la toxina botulínica tipo A, mejor conocida como Botox, una de las marcas más famosas.

Mecanismo de Acción:

Los neuromoduladores actúan bloqueando las señales nerviosas que hacen que los músculos se contraigan. Esto resulta en una relajación temporal de los músculos faciales, lo que suaviza las líneas y arrugas causadas por expresiones faciales como fruncir el ceño, sonreír o entrecerrar los ojos.

Aplicaciones:

• Arrugas de la frente: Suavizan las líneas horizontales causadas por elevar las cejas.
• Patas de gallo: Disminuyen las arrugas alrededor de los ojos.
• Entrecejo: Relajan los músculos que causan las líneas de fruncimiento.

Procedimiento:

Es un procedimiento no quirúrgico. Se realiza en consultorio y dura aproximadamente 10-20 minutos. Las inyecciones son rápidas y el dolor es mínimo, a menudo comparado con un pellizco.

Efectos y Duración:

Los efectos son temporales, generalmente duran entre 3 y 6 meses. La duración depende de varios factores, como la edad del paciente, el tipo de piel, la fuerza muscular y la frecuencia de tratamiento.

Consideraciones de Seguridad:

• Selección del Profesional: Debe ser realizado por un profesional calificado para garantizar la seguridad y efectividad.
• Efectos Secundarios: Pueden incluir moretones temporales, hinchazón, o raramente, ptosis (caída del párpado).
• Contraindicaciones: No se recomienda en embarazadas, lactantes o personas con ciertas condiciones neuromusculares.

Resultados:

Cuando se realiza correctamente, los resultados son una apariencia más joven y descansada, manteniendo un aspecto natural.

Nuestra opinión:

Los neuromoduladores son una herramienta poderosa en la medicina estética para combatir las arrugas. Ofrecen una solución no invasiva con resultados visibles, mejorando la apariencia y la autoconfianza de los pacientes. Como con cualquier procedimiento médico, es fundamental elegir a un profesional capacitado y discutir las expectativas y posibles riesgos.